Viajar siendo adolescente, salir para poder comparar…

Los adolescentes viven en una sociedad bastante cómoda y necesitan eso hacer eso que ahora llama “salir de su zona de confort”

Siempre he dicho que una de las mejores herencias que me han podido dejar mis padres es la de apostar desde que era un pre adolescente porque saliera fuera de casa. Empezamos con campamentos mas o menos cercanos, continuamos con campamentos en ciudades más lejanas y después las primeras incursiones en países extranjeros, más tarde la carrera y los Erasmus y la necesidad de conocer otras personas, idiomas, culturas etc… y hasta hoy.

La mayoría de nuestros adolescentes no son aun del todo conscientes de lo que significa viajar, de lo que el viaje te aporta. En concreto en España, vivimos en general, en una sociedad que se encuentra muy cómoda en su barrio, en su ciudad, en su circulo cercano y que aún ve el viaje como algo puntual y para muchos,aunque tengan posibilidades, no lo tienen como un anhelo.

En mi trabajo es muy común encontrarse con adolescentes que vienen a la oficina junto a sus padres, estos últimos tienen el deseo de darles esta oportunidad: pasar una estancia en un país extranjero, aprender idiomas, comunicarse y conocer a otras personas, y en muchas ocasiones estos jóvenes lo ven mas como un castigo que como una oportunidad, intentan que el periodo de tiempo sea el mínimo posible y no les ilusiona en exceso.

Compartir nuevas experiencias con jóvenes de otras nacionalidades, cultura y educación nos hacen abrir nuestra mente y ampliar el foco,

Mi trabajo consiste en eso, en ilusionarlos, en hacerles ver que un viaje para aprender algo más de un idioma es abrir una ventana en ese mundo tan cerrado en el que viven. Vivirán y compartirán experiencias con otros estudiantes de su edad, tendrán la experiencia de salir de casa y ver como son los hábitos de otras familias y echar de menos a la suya, entrarán en contacto directo con el idioma que estudian y sus variantes, sus dificultades a la hora de hablarlo o entenderlo. Comerán distinto, ni mejor ni peor, abrirán su mente y podrán tener opiniones propias sobre las cosas que ven y por lo tanto comparar con más juicio. Volverán a casa y ya serán otros, tanto si la experiencia ha sido corta: una estancias de pocas semanas o larga: un trimestre/semestre o año académico, ya estarán marcados positivamente por esta experiencia vivida.

Lo local debe traspasar las fronteras para hacernos más internacionales, esto nos hará ser más de nuestra tierra y también ciudadanos del mundo.

En la sociedad española actual como en otras de nuestro entorno se impone en los últimos tiempos una tendencia a ensalzar lo nacional, lo de aquí, banderas e himnos para dar protagonismo a lo nuestro, a nuestras tradiciones, a nuestra forma de vida, y eso sin duda, está muy bien, en su justa medida, pero seremos más de nuestro pueblo y nuestra tierra cuanto mas hayamos viajado, cuanto mas hayamos tenido la oportunidad de vivir en las sociedades de otros. Animo por ello a todos los padres y profesores a incentivar los viajes a esas edades entre los 12 y los 25 años. Existen muchas formulas y nosotros nos dedicamos a ello!!. Para profesores y sus estudiantes viajes a España, con multitud de destinos y experiencias, estancias lingüísticas también en verano para estudiantes individuales y para los estudiantes españoles que quieran mejorar su nivel de inglés, francés o alemán, multitud de destinos en Europa y América…

Viajar, aprender idiomas y poder entender canciones como ésta…

Dicen que “las personas no hacen viajes sino que los viajes hacen a las personas” y con esta frase final nos quedamos sin duda!!

Agustín García, director de Educatrip

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.